viernes, 28 de octubre de 2011

PROFESOR GENERALISTA Y ESPECIALISTA: INTRODUCCIÓN


Recientemente, las titulaciones de maestro de enseñanza primaria han sido objeto de
un proceso de «adaptación» al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES)
Actualmente se están implantado los grados de maestro que sólo diferencian las etapas de Educación Infantil y Educación Primaria suprimiendo la especialidades de Educación Musical, Educación Física, Educación Especial, Lengua extranjera y Audición y lenguaje.

En cuanto a los profesores especialistas, se achaca que en la actividad docente , el maestro no sólo imparte la asignatura en la que está especializado, sino que puede impartir cualquier otra. Aunque estos maestros cuenten con una formación más fuerte en aquella especialización por la que han optado, no tienen la suficiente preparación para afrontar todas las materias que finalmente imparten en el aula.

El profesor generalista se encarga de la distribución de las materias durante la jornada además de organizar el tiempo que tiene que dedicar a cada asignatura.También se encarga de asignar el tiempo para las salidas, puestas en común, cambios de actividad, distribución de materiales y para los trabajos individualizados y socializados.

Por otro lado,el profesor especialista debe decidir entre la actividad individual o colectiva y necesitará introducirse en algún grupo de la misma área donde se establezca el horario para cada grupo de alumnos.
El estudio e investigación acerca de la conveniencia o no de emplear maestros especialistas
en la enseñanza primaria es un tema que ha suscitado un escaso interés entre los académicos e investigadores de la educación primaria; sin embargo, su importancia es ampliamente reconocida en el diseño de los sistemas educativos bien por su repercusión en la organización docente de las ecuelas, en el estatus de competencia del maestro o en los resultados de la enseñanza.

Los fundamentos teóricos del problema podrían resumirse en dos posiciones
contrarias que a priori son igualmente justificables desde el punto de vista de la educación.

La posición pro-generalista otorga importancia a que la educación sea una
sola cosa y que el niño sea un todo único que se beneficia de la enseñanza en la medida
que se le preste atención a su experiencia y se le ayude a progresar adecuadamente.
Se necesita alguien que dé sentido a la experiencia global y asegure un desarrollo
constante y equilibrado. El maestro-generalista estaría en una posición ideal para esta
función de supervisión educativa, porque se pasa más tiempo con los niños, los conoce
mejor y sabe las necesidades de cada uno.

El argumento de contrario, representado por la posición pro-especialista, concede más importancia al aumento de las exigencias de los niños y de sus profesores, es decir, que incrementen sus conocimientos y habilidades .
Los profesores no pueden atender todas las materias del currículum escolar en
varios niveles simultáneamente y la solución más obvia sería que no fuera un solo
maestro el que asuma las responsabilidades en la educación del niño y que sean más
de uno los maestros que asuman responsabilidades acordes a su especialización.


En la próxima entrada, dejaré constancia de los diferentes objetivos que engloban tanto a las tareas de los generalistas como a la de los especialistas referidas a la L.O.E.

No hay comentarios:

Publicar un comentario