martes, 25 de octubre de 2011

ARTÍCULO


Este artículo que os vamos a mostrar a continuación ha sido publicado en el primer periódico digital de educación de Sevilla. Su título es "CÓMO ORGANIZAR LA ATENCIÓN A LAS NECESIDADES ESPECÍFICAS DE APOYO EDUCATIVO". Por Sonia Humanes Valera.
Este artículo ha sido desarrollado gracias a la experiencia de un centro, en el cual, necesitaba organizar, dentro del proyecto educativo, la atención de los alumnos/as con necesidades específicas de apoyo educativo.

El primer paso fue organizar la realidad organizativa del centro para conocer los cambios necesarios que se tendrían que realizar y las posibilidades de realizarlos. Pero vamos a situarnos en los ejemplos que tenemos en nuestro centro, es decir, un Centro en el que la inclusión se queda en muy buenas intenciones, pero que no se llega a realizarse con todas sus positivas y enriquecedoras consecuencias.

El primer acercamiento a la realidad del centro nos permitió analizar que existía una tendencia a formar grupos homogéneos, pero las personas somos diferentes unas de las otras, y esta realidad debe estar presente cuando se define y se concreta el marco organizativo del centro, tanto para señalar las pautas de actuación global, como para adoptar decisiones que afecten a la organización interna de las aulas.

Como consecuencia de esto se fue analizando este modelo organizativo desde dos perspectivas: la realidad del centro y la realidad del aula.

LA ORGANIZACIÓN DEL CENTRO:

Una de las primeras pautas que se tuvo en cuenta, fue el marco organizativo del centro, el cual, debe ser coherente con sus proyectos, con las finalidades que persigue, con los objetivos formulados,…. Así por ejemplo, lo que se hace en el centro no puede ir en contra de lo que se propone en las aulas. Muchos proyectos de inclusión se quedan en muy buenas intenciones pero no llegan a realizarse precisamente por falta de adopción de medidas organizativas, necesarias para que todos y cada uno de los alumnos/as sean atendidos en función de sus necesidades y características educativas.

Las pautas que se tuvieron en cuenta a la hora de tomar decisiones sobre el modelo organizativo más adecuado para la integración de este centro fueron:

  • Romper el principio de homogeneidad de los grupos para organizar el centro escolar.
  • Organizar los grupos desde la idea de que cada alumno/a puede progresar de acuerdo a sus capacidades.
  • Distribuir los grupos según la distribución de objetivos y contenidos atendiendo a su grado de complejidad dentro de ciclo.

Una organización que responda a estas pautas o principios generales parece imprescindible para atender al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, porque la flexibilización de los grupos aparece como una de las formas organizativas que más se adecuan a la diversidad. Por ello, se propusieron en el centro además, la organización de grupos flexibles atendiendo a los criterios: epistemológico, psicológico y pedagógico.

Asumir este modelo organizativo en el centro supuso ir proponiendo lentamente los cambios oportunos de forma progresiva, los cuales supusieron:

  • Que desde el proyecto educativo se asuma la atención a la diversidad como principio general de funcionamiento tanto para el centro como para el aula.
  • Distribuir los espacios en función de los objetivos del centro.
  • Agrupamientos flexibles del alumnado dentro de los ciclos.
  • Responsabilización del profesorado de acuerdo con los cambios efectuados.
  • Utilización funcional, eficaz y creativa de los recursos disponibles.
  • Existencia de equipos de coordinación que garanticen el seguimiento continuo del progreso de los alumnos/as.
  • Agilidad de la comunicación entre el equipo directivo y todo el profesorado, que garantice la información y responsabilización en el proyecto común.

ORGANIZACIÓN EN EL AULA.

En este centro se llegó a la conclusión de que el aula es un subsistema en el que se producen múltiples relaciones y cambios entre los elementos que interactúan: alumnado, profesorado, espacios, recursos, etc., por lo tanto, la organización de la misma debe determinar un cambio en todos los elementos de ese subsistema. Por otra parte, si se iba a atender en el centro al principio de diversidad, ya analizado parece absurdo pretender que todo el alumnado de un grupo haga y piense las mismas cosas en el mismo tiempo y en el mismo lugar.

La programación del aula debía ser consecuente con el modelo organizativo del Centro y con la fundamentación que hasta ahora hemos venido haciendo.

Desde el Centro se dijo que debía responder a criterios o principios como:

  • Distribución del tiempo en función de los ritmos de aprendizaje del alumnado.
  • Agrupamiento del alumnado en función de intereses, procesos y necesidades educativas.
  • Organización de actividades y proyectos en función de los objetivos que se intentan trabajar.

En base a estos criterios, la organización del aula en torno a talleres, permitía abordar proyectos en torno a objetivos, con lo cual el aula aparece como un escenario donde se trabajan cosas distintas y donde el P.T. y el tutor o tutora orientarían los aprendizajes en base a las necesidades educativas de cada alumno/a, facilitando por tanto la integración del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario